Mi "iaia" Teresa

¡Suscríbete al boletín y recibe novedades, lanzamientos, promociones y mucho más! BOLETÍN DE NOTICIAS DISET
  • 10 Ene, 2013
    11 comentarios

     

    ¿Crees que es una buena idea llevar a nuestros abuelos a una residencia?

    Ésta es la pregunta que planteo en este post, pero te la contestaré más adelante. Primero, quiero contarte la historia de una gran mujer.

    ¿Veis la abuelita de la foto? Es mi “iaia” Teresa, y sobre ella quiero hablaros hoy.

    El “trasto” que está encima de ella es Anna, su última biznieta de nueve meses, que ahora está descubriendo un nuevo mundo: sus primeras palabras, comidas y, como no, sus juguetes, pero ésta es otra historia.

    Como os decía, Teresa nació en Copons, un pequeño pueblo de la provincia de Barcelona de no más de 350 habitantes, en el año 1914. Sí, lo estás leyendo bien, ¡estas navidades pasadas hizo 98 años!

    De muy pequeña perdió a sus papás. Y entonces, ella y su hermana María vinieron a vivir más cerca de Barcelona. Concretamente a Santa Creu d’Olorda, en un paraje precioso de la Sierra de Collserola.

    Todavía siendo jovencitas, bajaron definitivamente a trabajar y vivir a Barcelona; donde pasados unos años, abrieron una pequeña tienda de perfumería y ropa para señora y caballero. “Almacenes Sarriá” se llamaba.

    Recuerdo que habían unos pequeños barriles de colonia y que la gente venía con sus botellitas de plástico a rellenarlas. Aún me llega aquella olor…

    A mi hermano y a mí nos encantaba ir en Navidades para ayudarlas a envolver regalos; ahora una corbata, luego una colonia,… ¡Nos lo pasábamos bomba!

    Además, justo al lado había una tienda de juguetes y siempre me escapaba un ratito para verla. La tienda estaba llena de juegos, muñecas, bicicletas, juguetes de madera,… ¡Pero yo estaba enamorada del caballito de Goula!

    Mi abuela a la que llamamos cariñosamente Tieta, se casó con mi abuelo cuando yo tenía tres años; así que, asistí a su boda. Pero ella no quería que le dijéramos abuela, aunque para nosotros siempre ha sido nuestra “iaia” y nosotros sus nietos.

    Hará un par de años, que aunque su cabeza y corazón están fuertes, sus piernas no le responden; y ya no se puede valer por sí sola. Ha vivido en su casa atendida las 24 horas; hasta ahora, que al no tener movilidad, necesita por lo menos de un par de personas para atenderla.

    Nuestras casas son pequeñas, sin ascensor, de puertas estrechas,... Lo que nos ha obligado a tomar la decisión de trasladarla a una residencia donde tiene todo lo que necesita. Pero siempre la visitamos, y cada vez que hay alguna fiesta familiar nos la llevamos; y os aseguro que son ¡muchas veces!

    Diset siempre envía juguetes a asociaciones y hospitales para ayudar a los niños.

    Este año, supongo que estoy más sensible con el tema. Y pedí hacer una aportación de juguetes a la residencia de ancianos; petición que, por supuesto, me concedieron encantados.

    Allí, hay muchos abuelos con pérdidas no sólo de movilidad de piernas y manos, sino también de memoria. Y necesitan, además de los ejercicios de gimnasia, ejercitar su capacidad retentiva.

    Los juegos que hemos llevado son diferentes memos, dominós, construcciones,… Todos con ilustraciones infantiles que les servirán para distraerse, y además, para continuar desarrollando su motricidad y reforzando su memoria. Mientras mejoran sus habilidades, también se divierten. Y no sólo por los juegos en sí, sino también por lo que comparten con los demás ancianos de la residencia mientras juegan. Y sobretodo con nosotros cada vez que vamos, porque no debemos olvidar que somos nosotros los que tenemos que jugar con ellos!

    Ahora vuelvo a preguntarte, ¿te parece una buena idea llevar a los abuelos a una residencia?

    Por mi parte, sólo decirte que para mi familia ha sido la mejor opción.

    Mando un beso muy fuerte a mi Tieta Teresa, que sin duda va a leer este blog, y a todos los abuelitos.

    ¡Cuidarlos y mimarlos, que ellos se lo merecen!

     

    valoracion:

    Promedio: 5 (10 votos)

    Sobre el autor

    Responsable de juguetes de Goula
    Ver información completa

Comentarios

Nuri, un bello texto, lleno de emociones y desde el corazón. Una gran idea el aportar juegos no solo a los niños, si no tambien a los ancianos que por desgracia debido a algunas enfermedades, se vuelven como tales. A seguir proyectando estas ilusiones!

hola, muy buena reflexión Nuri . aunque no quieras llevar a tus abuelas/os a una residencia porque crees que se puedan sentir solos o como muchos dicen " que son una carga " para la familia, a veces no queda otra que llevarles por las circunstancias de cada uno eso no quita que el cariño , amor que sientas por ellos desaparezca , todo lo contrario .. si le añades que tienen juegos donde pueden seguir desarrollando memoria , motricidad en compañía de más ancianos/as ... mejor que mejor . NO LOS DEJES SOLOS NUNCA .... Un saludo

La residencia es una buena opción. Pero todo depende de la persona, de la familia y de la residencia a la que se pueda optar. Lo importante es encontrar el equilibrio entre nuestros deseos y nuestras posibilidades, y, sobre todo, respetar el momento de esa persona que vuelve a estar tan indefensa como su nieta.

Encara que ens dol portar als nostres grans a residències, estant ben cuidats i els poden cuidar millor que nosaltres. És per això que és una gran idea portar aquestes joguines.

Me parece una foto entrañable. Esto demuestra ya como los niños demuestran de pequeños el amor por sus mayores. Me ha encantado tu post. Felicidades! Tienes una abuela preciosa!!!

Una historia muy bonita. Creo que todos tenemos recuerdos muy bonitos de nuestros abuelitos. Siempre tenían tiempo para mimarnos y cuidarnos, y ahora que ellos se han hecho mayores, los tenemos que mimar nosotros, y tomarnos el tiempo para estar por ellos. Cosa que a veces es complicado por el ritmo acelerado que llevamos, pero una llamada o mejor aun una visita por breve que sea, será para nuestros abuelos el mejor momento del día. Si llega el momento en que ya no se pueden valerse por sí mismos, para mi la mejor opción sin duda es una residencia, donde tienen todo lo que necesitan. Aunque en este caso compartir nuestros momentos con ellos, será aun más importante. La idea de los juegos me parece genial. Es una buena manera de pasar un rato agradable y divertido, y a la vez un buen ejercicio para nuestros queridos abuelitos.

Una bonica història que m'ha fet reflexionar doncs moltes vegades els avis cauen en l'oblit i no ens recordem dels bons moments que ens van fer passar quan érem petits. Em sembla fantàstic que es facin aportacions de joguines a les residències per la gent gran, imprescindibles per reforçar la seva memòria mentre es distreuen. Nuri, de ben segur que t'estaran molt agraïts.

Añadir nuevo comentario

Sobre este blog

El blog de Diset nace para ser un espacio de comunicación multidireccional en el que todos expresemos nuestras opiniones y comentarios de forma personal, sincera y directa con el objetivo puesto en enriquecernos como personas. Queremos animar a padres, madres, niños, niñas, abuelos, abuelas, educadores, personal de Diset, amigos, a todos a participar en este blog. Aprovechemos entre todos las ventajas de esta magnífica herramienta, porque ¿quiénes mejor que vosotros para hacernos llegar vuestras sugerencias, opiniones y comentarios?

Autores Blog