Y vuestra familia ¿a qué juega?

¡Suscríbete al boletín y recibe novedades, lanzamientos, promociones y mucho más! BOLETÍN DE NOTICIAS DISET
  • 18 Dic, 2013
    1 comentario

    Dedicar tiempo a jugar en familia (padres, hijos, abuelos, etc.) hace que los niños y niñas sean más felices y contribuye significativamente en su desarrollo.

    Hoy en día está plenamente reconocido por los expertos que en la infancia el juego es una herramienta imprescindible para el aprendizaje y el desarrollo integral. Además está considerado una actividad social por excelencia. Y es precisamente la familia el primer grupo social en el que interactuamos, dónde se desarrollan las primeras relaciones sociales.

     

    Qué se gana cuándo se juega en familia.

    A través del juego se construyen y consolidan las relaciones familiares, se  facilita que se expresen emociones, sentimientos y, por tanto, que se estrechen aún más los lazos afectivos dentro del núcleo familiar.

    A los padres les permite conocer mucho mejor a sus hijos y a los hijos les ayuda a mejorar su tolerancia, su imaginación, su capacidad creativa y también, a ver a sus padres desde una perspectiva diferente, más espontánea, divertida y alegre.

    Los juegos familiares son los mejores aliados para transmitir de forma natural valores y ejemplos de conducta.

    Se gana autoestima y aporta seguridad, puesto que se viven situaciones positivas y de intercambio de experiencias satisfactorias y placenteras.

    En resumen, favorece la unión familiar, la creación de vínculos, la capacidad de comunicarse. Potencia la confianza y el afecto entre todos los miembros.

     

    ¿Hasta qué edad podemos jugar en familia?

    En general, se piensa que los juegos familiares tienen sentido cuando los hijos son pequeños, a edades tempranas (y de hecho ellos mismos suelen pedir y provocar que los adultos que hay en casa jueguen con ellos), pero lo cierto es que los juegos pensados para jugar en familia se vuelven también imprescindibles cuando nos encontramos con hijos en edad adolescente ya que la comunicación con ellos suele ser más distante y difícil. Por ello el hecho de compartir momentos lúdicos en familia, con juegos que puedan ser  retadores  y divertidos para todos, facilita el acercamiento y que la comunicación pueda ser fluida y positiva.

    Por supuesto que cuando la familia está compuesta solo por adultos no hay mejor excusa que un rato de juego compartido para convocar reuniones familiares, o alargar una sobremesa.

    Por todo ello, en cualquier momento y a cualquier edad el juego en familia es positivo. 

     

    ¿Qué puede impedir que la familia juegue unida?

    Lo más habitual es la falta de tiempo. A menudo, también el cansancio de los padres o la pereza en leer y comprender las instrucciones, dificultan encontrar el momento adecuado.

    La asociación española de pediatría advierte que nuestros hijos hoy en día están reduciendo sus tiempos de juego y cambiándolos por un ocio demasiado pasivo, basado exclusivamente televisión, internet, etc.

    Es importante tener en cuenta que  jugar en familia promueve pasar tiempo de calidad, no se trata de pasar muchas horas juntos, si no de que éste sea un tiempo en el que realmente se establezca una comunicación activa y una interrelación enriquecedora para todos.

    Los padres que están involucrados en la educación de sus hijos y de toda la familia forman parte del juego. No debería pasar ni un solo día sin que dediquemos, como mínimo entre 10 y 15 minutos a jugar con los hijos. Puede ser una partida en casa o un “veo veo” en el autobús, pero no renunciemos a esos momentos.

    Existen multitud de juegos familiares para compartir, lo importante es que todos los miembros de la familia disfruten ese momento especial. Cuando un niño o niña (o siendo ya adolescentes) puede jugar no sólo con sus hermanos sino también con sus padres, tíos, primos, abuelos, se genera una convivencia familiar única. Esos momentos se convertirán en gratos recuerdos para todos.

    Sin duda, los juegos familiares promueven la felicidad.

    valoracion:

    Promedio: 2.5 (2 votos)

    Sobre el autor

    Inma Marín. Directora de MARINVA, consultora especializada en educación, comunicación y formación a través del juego.
    Ver información completa

Comentarios

Completamente de acuerdo con el artículo; a través del juego se educa en la felicidad porque la familia es el núcleo esencial para la educación de un hijo. A mis hijos les gusta los juegos educativos porque se los hemos fomentado siempre.

Añadir nuevo comentario

Sobre este blog

El blog de Diset nace para ser un espacio de comunicación multidireccional en el que todos expresemos nuestras opiniones y comentarios de forma personal, sincera y directa con el objetivo puesto en enriquecernos como personas. Queremos animar a padres, madres, niños, niñas, abuelos, abuelas, educadores, personal de Diset, amigos, a todos a participar en este blog. Aprovechemos entre todos las ventajas de esta magnífica herramienta, porque ¿quiénes mejor que vosotros para hacernos llegar vuestras sugerencias, opiniones y comentarios?

Autores Blog